Mi primera impresión con el i-Port Advance de Medtronic

i-Port Advance-Medtronic, Mi diabetes, Primeras impresiones

Lo prometido es deuda, les traigo por fin mi primera impresión con este producto, el i-Port Advancede Medtronic.

Pero primero que todo, hagamos un flash back.

¿Cómo?, ¿cuándo?, ¿dónde? y ¿por qué? este producto llegó a mis manos.

Fue este año, exactamente en Febrero, durante el #DiabetesExperienceDay que se celebraba en Madrid. Nos dieron a los diabéticos (no puedo precisar sí fue sólo a los tipo I o sí a los tipo II también) asistentes al evento dos muestras gratuitas.

ded_actividades_talleres_2017_124

Foto extraída de la página del evento donde nos explica con detalle (a mi novio y a mi) el funcionamiento del aparato un responsable de la marca de Medtronic.

Ya sabéis que soy una novata en esto de la diabetes y que debute el año pasado, así que no tenía ni idea de la existencia de este artilugio.

Os preguntaréis algunos ¿para qué sirve?, pues como su propio nombre indica es un puerto de inyección.

iport_advance

Los diabétic@s tipo I y algunos diabétic@s tipo II debemos administrarnos insulina diariamente, varias veces al día (antes de cada comida la insulina de acción rápida), y en su gran medida nos produce molestias, ansiedad y dolor. Por lo que una herramienta como ésta es tremendamente beneficiosa para nosotr@s.

Es un aparato que puede ser utilizado por adultos y niños, Inyecciones i-Port así pues es super socorrido en el ámbito infantil, al reducir considerablemente los pinchazos.

El i-Port Advancees el primer dispositivo que combina un puerto de inyección y un insertor en un mismo producto

Con pocas instrucciones es fácil de colocar

La inserción es indolora

La cánula (minúsculo tubo flexible) que tiene como vía es la encargada de transportar al interior de nuestra piel la insulina (puede ser de 6mm o 9mm)

Su duración es de un máximo de 3 días o 75 inyecciones (lo primero que suceda)

En el mismo puerto se pueden inyectar (1ero la insulina rápida)

i-Port 2

Mi primera impresión fue: ¡Dame 2 cajas! (me pareció un producto esencial). Pero claro, tanto vale, tanto cuesta. No es gratis, y lamentablemente, no está subvencionado (por lo que tengo entendido dentro de España).

Así que me puse a investigar en la página web oficial. Para averiguar el precio, (porque de eso no hacen mucha propaganda). Y me di cuenta que son poco accesibles.

El precio (sin impuestos incluidos) es por caja de 10 unidades cada una:

1 caja 80 € 

 2 cajas 150 €

 3 cajas 200 €

El 1er i-Port Advance que me regalaron lo probé el 23/02 y en los tres días que lo tuve en mi abdomen, no me pareció “cómodo”, es decir, se despegó por uno de los bordes desde el primer día, y estuve preocupada por ello. Creo que al estar en una zona donde el pantalón puede rozarlo es mejor evitar colocarlo allí.

Probando el 1er i-Port Advance

 

El 2do i-Port Advance lo probé en el brazo, hacia la zona posterior interna para evitar el problema de las posibles rozaduras, y esta vez si se mantuvo adherido correctamente hasta el último día. Puede resultar incomodo quizás a las personas que no lleguen a pincharse bien detrás del brazo, por no poder ver con gran precisión.

Mi recomendación es que sí os lo podéis permitir lo compreis sin dudarlo, aunque sí no tenéis tanta suerte, como yo, que tendría que comprarlo sólo de vez en cuando, creo que lo mejor es en el caso de los adultos comprarlo en ocasiones especiales, como cumpleaños o navidad.

Aunque con respecto a los niños, creo que quizás le podáis sacar mas partido a una bomba de insulina, que ayudará a controlar las descompensaciones más fácilmente, desde mi punto de vista.

¡Y eso es todo amigos!, para cualquier pregunta o sugerencia, podéis dejarme un comentario o enviarme un privado por Snapchat, allí veréis con más detalle lo que comparto de mi día a día, soy bastante activa en esa red social.

Mi Snapchat es diabetikat

Un saludo.

Anuncios

¿Y sí hay una catástrofe podría sobrevivir con diabetes?

¿Podría sobrevivir sí...?

El cerebro a veces nos juega malas pasadas y más sí somos diabéticos, es como si tuviéramos el plus+ de la paranoia.

Es lo que los expertos denominan como  “El circuito del miedo” o como digo yo simple supervivencia porque nuestra especie desde principios de los tiempos ha tenido sólo dos opciones ante el peligro: huir o luchar.

Pero a veces el peligro no es real, sólo es ficticio. El cerebro lo sabe pero te hace pensar en ello igualmente, el típico: “Y sí…”

Este verano me he enganchado a una nueva serie, muy famosa y la verdad es que tiene morbo que me ponga a verla sabiendo lo que me conlleva. “The Walking dead”(SOY MASOQUISTA, lo sé). Con ésta serie me involucro tanto que llego a plantearme qué haría yo sí me asola (como a Tina, en la temporada 6) una catástrofe como esa.

the-walking-dead-daril-y-tinainsulin

Así me ocurre cada vez que veo una película, serie, o noticia sobre Venezuela u otro país en conflicto, como Siria, es incontrolable.

Me pongo en los zapatos de los personajes protagonistas, pero claro me invade entonces el miedo, la desesperación y el estrés sólo de imaginarme la situación, y entonces comienzo a preguntarme:

¿Sería capas de sobrevivir? ¿Cómo hago sí no tengo insulina? ¿Podría vivir sin HC (Hidratos de carbono)? ¿Cómo controlaría las Hiperglucemias y las Hipoglucemias sin batería para el glucómetro? ¿Y sí me da una Hipoglucemia severa y no tengo Glucagón?

Claramente mi futuro se vería muy negro. Porque una persona con una enfermedad crónica como la diabetes mellitus tipo 1, insulinodependiente acabaría teniendo complicaciones sin medicación y sin comida.

Pero igualmente mi cerebro incansable y esperanzador traza un plan para llevar a cabo en tal caso, apenas ocurra una catástrofe: correr a la farmacia y los supermercados para hacerme con un buen equipo:

  • Insulina de acción rápida (Humalog o Apidra) duración de 2-4 h.
  • Insulina de acción prolongada (Toujeo) duración de 24 h.
  • Glucagón (es un kit de emergencia que restablece los niveles de azúcar en sangre como consecuencia de una hipoglucemia grave).
  • Agujas (para inyectar la insulina)
  • Glucómetro (medidor capilar de glucosa en sangre) mediante carga de USB.
  • Lancetas (instrumento para hacer una punción en el dedo y obtener una gota de sangre)
  • Tiras reactivas (son sensores estilo microchips que permiten realizar con una gota de sangre la medición de la glucosa)

Y es que aunque yo suelo tener en mi casa todos estos productos como para 2 meses, es importante pensar a largo plazo.

Además la temperatura es muy importante, si hace mucho calor la insulina y las tiras reactivas podrían ser inservibles, o también si hace mucho frío. Sin hablar de la lluvia que podría dañar el glucómetro. Para ponerle más INRI al asunto las tiras reactivas sólo pueden usarse una vez, las lancetas es recomendable que se usen únicamente una vez por cuestión de no “contaminar” con la sangre del pinchazo anterior la nueva prueba y las agujas también porque sino poco a poco se van afilando y provocan daños en la piel.

En fin que espero que si alguna vez me encuentro en una situación tan caótica ya este curada de la diabetes.