Luna de miel diabética

¿Me estoy curando?

Ahora ya han pasado casi 3 meses desde que me diagnosticaron diabetes tipo 1. Y salí del hospital. Cada vez necesito menos insulina. ¿Por qué? ¿Me estoy curando?

Cuando lo escuché se me iluminó la cara, y pensé que a lo mejor había esperanza todavía. Se me vino a la mente lo típico de los novios casándose y yéndose a un lugar idílico.

Para no crearme falsas esperanzas mi endocrinóloga me explico que es un período transitorio. Estoy en el período llamado por los propios especialistas como luna de miel, sí, parece un poco raro que lo definan así, pero se trata de un proceso en el cual mi cuerpo al comienzo de mi enfermedad estaba destruyendo todas mis células beta del páncreas productoras de la insulina, pero mantuvo una “reserva” de algunas que se “reactivaron” al inyectarme insulina.

¿Qué produce este efecto?

Cuando se destruyen las células beta pancreáticas el organismo no es capaz de aguantar enfermedades y es cuando comienza a asomarse la diabetes. Recuerdo que yo tuve gripe unos meses antes de todo esto y que la cándida vaginal era constante después de eso. ¡Todo tenía sentido!

Pero claro ahora que comencé el tratamiento con insulina mi páncreas tiene menos trabajo que hacer, para que nos entendamos, está trabajando con ayuda. Eso es lo que provoca que se prolongue la producción de insulina.

¿Qué pasa durante esta fase o periodo de luna de miel?

Todavía mi cuerpo tiene herramientas para controlar mis niveles de glucosa (claro con ayuda, pero bueno). Entonces puedes tener cifras “normales”, ajustando las dosis de insulina, siempre contando con las opiniones del equipo médico.

¿Se puede dejar de inyectar insulina en este periodo?

No es recomendable, porque debe haber un balance para no inyectar demasiada insulina y sufrir hipoglucemias pero tampoco podemos dejar al cuerpo ante el riesgo de una cetoacidosis diabética. Además es mejor conservar el habito de inyectarse.

¿Todos los diabéticos de tipo 1 pasan por este periodo?

Desafortunadamente sólo el 25%-30% de los pacientes sufren este fenómeno, de los cuales la mayoría son hombres.

¿Cuánto tiempo dura?

Aunque ya sabemos que no será por mucho tiempo porque el apocalipsis para este se acerca, no se sabe cuánto tiempo exactamente puede extenderse, suele durar entre 6 meses y 1 año, máximo 2.

Para que se hagan una idea de mis resultados en este proceso.

  • Cuando me dieron el alta tenía que pincharme:

Insulina lenta en dosis para 24 h (Lantus o Toujeo): 30 unidades.

Insulina rápida en dosis para antes de las comidas (Humalog): 5-7-7 unidades respectivamente para desayuno, almuerzo y cena.

  •  Ahora:

Insulina lenta en dosis para 24 h (Toujeo): 12 unidades.

Insulina rápida en dosis para antes de las comidas (Humalog): 2-2-2 unidades.

 Pero algunos estudios demuestran que los diabéticos que pasan por este proceso y realizan deporte, llevando una vida saludable pueden alargar las ventajas de este periodo y sobrellevar la enfermedad con cifras frecuentemente estables.

Estoy aliviada, aunque comienzo a trabajar pronto y eso lo más probable es que implique otra vez ajustes de la dosis pero tengo buenas vibraciones.

 

 

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s